EL ÉXITO DE USAR KAHOOT Y SIMULADORES EN LA CLASE DE FÍSICA

Actualizado: feb 10



El uso de Kahoot me ha sido una herramienta de gran utilidad en la enseñanza de la

Física, debido a que estos cuestionarios en modalidad de juego promueven el desarrollo

de diferentes habilidades en los alumnos, tales como la capacidad de observación y la

toma rápida de decisiones, al tiempo que mejoran la concentración en lo que se está leyendo y favorecen la comprensión lectora.


La selección de las imágenes que acompañan a cada pregunta es una parte importante

de la creación de los cuestionarios, ya que la imagen debe de complementar lo que

están leyendo los alumnos en ese momento. Para lograr un resultado exitoso de este

tipo de cuestionarios, es indispensable considerar el tiempo asignado para elegir la

respuesta correcta, lo que dependerá de un buen conocimiento por parte del profesor

acerca de la capacidad de sus alumnos para lograr responder en mayor o menor tiempo.

Esto lo sabe el maestro a través del trato regular con ellos durante las clases.

Como en cualquier herramienta educativa, los niveles de capacidad observados en los

alumnos deberán de ser tomados en cuenta para la creación de los cuestionarios.


Además, el poder hacer pausas durante la aplicación, permite ayudar a que todos vayan

a un ritmo lo más uniforme posible. Al final, la información estadística que Kahoot

proporciona es de gran utilidad, ya que nos permite detectar los reactivos que causaron

mayor dificultad a los alumnos, nos da el resumen de respuestas por alumno y en

general nos permite identificar puntos débiles en la comprensión de algún tema en

especial. Toda esta información nos sirve para saber qué temas reforzar y para replantear

los objetivos de las siguientes clases. Finalmente, al ser una herramienta tecnológica de

aplicación audiovisual, es algo sumamente atractivo para los alumnos.


El clase de Física también utilizamos una gran variedad de “simuladores” que nos dan

oportunidad de observar fenómenos físicos y modificar a voluntad las variables que

afectan un fenómeno, logrando así suplir la falta de equipo, la ausencia de un laboratorio

o las condiciones específicas para algunas clases de experimentos. Un simulador

siempre es un complemento, ya que el caso ideal siempre será que los alumnos

reproduzcan y presencien los experimentos personalmente, hecho que siempre dejará

mucho más benéficio que solamente presenciar imágenes en una proyección. Sin

embargo, llegan a ser de gran utilidad para enseñar diferentes conceptos, sobre todo

ahora que debemos trabajar a distancia.


Carlos Rivas.

Profesor de Física en Secundaria.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CONTACTO

arrow&v