RETOS Y ESTRATEGIAS DE LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS, A DISTANCIA.


La educación en línea es una modalidad de estudio muy versátil, pero implica que el estudiante tenga ciertas características, ya que se requiere autodisciplina y capacidad de organización de tiempos, así como del material de estudio. Éste es uno de los principales retos de este modelo de enseñanza, especialmente para los alumnos de preparatoria, que a la distancia y en ambientes con muchos distractores, pueden perder de vista los objetivos de aprendizaje, las fechas de entrega de actividades y el interés general por la materia. Por lo anterior, es importante identificar las necesidades particulares del grupo, incluyendo intereses personales y los diferentes estilos de aprendizaje, para ofrecerles materiales y actividades que resulten de su interés y se involucren en el tema.


La necesidad que surgió de la emergencia sanitaria durante la pandemia de COVID-19, nos obligó a los maestros a estructurar nuestras clases, con la selección de objetivos precisos y material relevante para lograr aprendizajes significativos. El Colegio Giocosa cuenta desde hace tiempo con un espacio virtual, ideal para impartir clases en línea. Gionet es una herramienta basada en la plataforma Moodle, conocida entre quienes hemos tenido la oportunidad de realizar cursos o estudios de grado a distancia. Mi estrategia como profesor de ciencias para las materias de Química, Biología y Ciencias de la salud durante el confinamiento, consistió en cargar con orden cronológico en la plataforma Gionet, el material de consulta obligada durante el periodo y, en ocasiones, material adicional optativo para quienes quisieran profundizar sobre el tema de estudio. El material incluía un archivo para comunicar los objetivos de estudio, los aprendizajes esperados y las instrucciones para las actividades a realizar, con fechas de entrega y rubricas de evaluación, todo esto para reducir la incertidumbre y la ansiedad, que por experiencia propia reconozco que puede generar esta forma de estudio.

Otra estrategia fue ser consistente en el formato para las actividades solicitadas, fechas y horas límite, espacios para entrega de archivos o tareas y recepción de retroalimentaciones, consiguiendo que los alumnos mecanizaran los procesos, dejaran de preocuparse por “el cómo” y se concentraran en el proceso de aprendizaje, “el qué”. Así mismo, la comunicación con ellos me permitía saber si su carga de trabajo con otras materias era alta y con eso evaluar la pertinencia de “el cuánto” para mi clase.

Gran parte del material de estudio estuvo compuesto por videos y pictogramas o archivos cargados de imágenes, más que de textos. Las tareas a realizar consistieron en la elaboración de actividades para paletas basadas en la teoría de inteligencias múltiples, en trabajos de investigación y exposición individual y en la elaboración de mapas mentales y conceptuales sobre el material audiovisual de consulta y el material expuesto por los compañeros. Para suplir las prácticas de laboratorio, enfoqué los aprendizajes clave relacionándolos con ejemplos de la vida diaria y en la elaboración de prácticas con recetas de cocina, que son un símil cotidiano de experimentos científicos. Además, algunos alumnos complementaron su experiencia virtual con proyectos de investigación sobre temas de interés personal.


Para facilitar la comunicación, los alumnos me contactaron por correo electrónico para resolver dudas, eventualidades personales o inconvenientes técnicos, mismos que como profesor también experimenté. En más de una ocasión tuve que utilizar mi teléfono celular para comunicarme verbalmente, mientras compartía imágenes desde mi computadora. Esta experiencia a la que nos vimos obligados, resultó muy enriquecedora para todos. Las clases en línea eran el futuro de la educación al que inevitablemente teníamos que llegar; el futuro nos alcanzó de forma inesperada y a nivel mundial. Los profesores y alumnos debemos no sólo aprender a aprender, sino también aprender a hacerlo en entornos diferentes con metodologías y contenidos más flexibles, que nos hagan disfrutar las maravillas de la tecnología.


Jesús González Pérez Salazar

Profesor de Química, Biología y Ciencias de la Salud.

Preparatoria

31 vistas

DIRECCIÓN

Av. Paseo del Pedregal #907

Col. Jardines del Pedregal

Del. Álvaro Obregón

55 41 87 21 27

55 55 68 16 94

55 56 52 61 98

PLANTEL ÚNICO